Ignacio Zuloaga

Ignacio Zuloaga y Zabaleta nace en Eibar, el dia 26 de julio de 1870, en  “Kontaderekua”, la casa-torre que había sido comprada por su abuelo Eusebio, en 1861, al Il. Sr. Domingo de Zúñiga, Conde de Hervias.

En abril de 1872, cuando Ignacio contaba tan sólo dos años de edad y, tras el Golpe de Estado del General Pavía, Eibar es ocupada por las tropas carlistas, comenzando así la tercera guerra carlista.

En un ambiente de artistas o de artífices, como apunta su biógrafo Enrique Lafuente Ferrari, Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes, en su obra La vida y el arte de Ignacio Zuloaga, se enfocará la educación de Ignacio a la ingeniería, una “carrera  ideal” socialmente más interesante para aquellos años del siglo XIX. Ignacio Zuloaga tenía que ser ingeniero, ingeniero de minas, concretamente.

Las aptitudes de Ignacio Zuloaga para el dibujo se manifiestan tan pronto como su adversión al estudio. Cursa sus primeros estudios en el internado de Vergara y será allí donde tome su gran decisión, su dedicación a la pintura.

Su padre, Plácido, no quiere distraer las inclinaciones de Ignacio y, sin perder de vista su objetivo prioritario, -la educación de su hijo-  aprovechando un viaje a Madrid por razones de negocios, lo lleva consigo para que visite el Museo del Prado. Así, con diecisiete años, el joven Ignacio copiará dos cabezas de enanos de Velázquez y un retrato de El Greco.

Ese mismo año Ignacio enviará la obra Un sacerdote rezando a la Exposición de Bellas Artes. Decididamente Ignacio será pintor, a pesar de la oposición familiar.

En 1899 se traslada a Italia para completar su formación.  En Roma, donde permancerá unos seis u ocho meses, pinta cuadros realistas, entre otros: Accidente de trabajo, Fumador y El forjador. Éste último será enviado a la Exposición Nacional de Madrid.

Zuloaga se encuentra en París inscribiéndose en la Academia Livre, dirigida por Henri Gervex. Se abre entonces una etapa decisiva en la vida del pintor, la búsqueda del propio estilo -etapa decisiva por su conocimiento de la capital artística europea y por el contacto con maestros de la talla de Monet, Carrière o Degas-.

En la academia parisina de Gervex, Ignacio Zuloaga contacta con los pintores catalanes modernistas y, en 1899, compartirá casa con el pintor Santiago Rusiñol y, además, compartirá con éste y con el también pintor Ramón Casas un taller en el Moulin de la Galette.
Así, en París, Zuloaga se impregnará de influencias, tanto del impresionismo como del modernismo catalán.

En 1890 pinta El mendigo y El barrendero, obras que constituyen una transición entre sus cuadros realistas y el impresionismo.

Un año después, Zuloaga expondrá en la sala Le Barc de Bouteville,  junto con los pintores simbolistas los siguientes cuadros: Retrato de Penicaud, Poca suerte y Bulevard exterior, obras en las que ya se descubren las influencias parisinas.
Del mismo modo podemos decir que  Paisajes de las fortificaciones de Paris, Au bord de l’Oise y Media figura de Mujer, todos ellos de 1891, son reflejo de su crisis impresionista.
En seguida se va a advertir un predominio del estilo del grupo catalán y Zuloaga abandonará el impresionismo. Reflejo de esta época son Busto de mujer y Retrato de un gitano.

En 1892, su viaje a Andalucía va a suponer una fecha importante en su vida. Un año después se instalará en Sevilla, donde alquila un estudio y empezará a pintar con un estilo propio.

En Alcalá de Guadaira (Sevilla) pinta  El mozuelo gitano, que para su historiador Lafuente Ferrari es muy significativo en la obra de Zuloaga.

En 1893, con la recomendación de su padre Plácido, viaja a Inglaterra y, durante su estancia en aquel país, se exhiben en Bilbao y en el Salón de la Societé Nationale de París dos de sus obras,  El enano Don Pedro, pintado en 1890 y  Retrato de su abuela .

A  la vuelta de Londres,  Zuloaga se dirige a Andalucía.  En Sevilla asiste a la escuela taurina de La Puerta de la Carne y participa en numerosas corridas.

En abril de 1895 se exponen, en la galería parisina Le Barc de Bouteville, seis de sus obras pintadas en Andalucía:
Elegancia, Pelando la pava, Fanfarronada, En la glorieta, Flamenca y El reír de la gitana.
La pintura de Ignacio ha cambiado -se han liberado los tonos grises, por la influencia del grupo catalán,  y sus cuadros reflejan una España alegre y folclórica- y en este momento es aceptada favorablemente por la crítica.

Zuloaga presenta en la Exposición Nacional de Madrid,  de 1897,  Autorretrato, Antes de los toros, Coriano y Estudio de una Casa. No obtendrá ningún premio lo que va a contribuir a esa actitud negativa que el artista mantuvo hacia el ambiente artístico español.

En 1898, La víspera de la corrida le depara su primer gran éxito en la Exposición de Arte de Barcelona.
En este mismo año el pintor concluye su etapa andaluza lo que dará comienzo a un nuevo capítulo fundamental en su obra: su conocimiento de Castilla que será lo que le sitúe dentro de la generación del 98.

Un factor fundamental que atrajo a Zuloaga a Castilla es el traslado de su tio, el ceramista Daniel Zuloaga, a Segovia. Es en Castilla donde el pintor descubrirá el camino que no logró encontrar en París. A partir de este momento la paleta del pintor se enriquece con nuevos colores, sobre todo los tostados propios de nuestro paisaje castellano.

En 1899 tiene lugar otro hecho importante en su vida,  su matrimonio con Valentine Dethomas, a quien Zuloaga había conocido en su primera estancia en París, evento que lógicamente influirá en su arte.
El 18 de mayo de 1899 se celebra su unión sacramental. Actuarán como testigos en la boda: Isaac Albéniz, Eugenio Carrière, Albert Decrais y William Chaumet.

A partir de esa fecha, la vida de Zuloaga se hace más ordenada: pasa el otoño en Segovia, donde ha alquilado como estudio la Casa del crimen, y los inviernos se traslada a París;  el resto del año permanecerá en Madrid, donde también instala un taller.

De 1898 a 1900 la producción artística el pintor es abundante;  en 1900 alcanza un gran triunfo en el Salón de la Societé Nationale con Mi tío y mis primas, lienzo que será adquirido por el Estado francés.

En 1899 pinta La Enana Doña Mercedes,  una de sus obras más logradas y personales. Un año después, durante su temporada segoviana, pinta,  entre otros cuadros,  La calle del amor, La corrida en Eibar, Antes del paseo y El sereno.

En 1901 presenta siete lienzos en la Exposición Internacional de Dresde, Alemania, y consigue la Gran Medalla de Oro.

En 1902 se instala en Burdeos, en espera del nacimiento del primer fruto de su matrimonio, su hija Lucía que fue inscrita en el Registro Civil de Burdeos el 18 de mayo. En su partida de nacimiento nombran al padre “ artiste peintre”.

El año 1903  será crucial en la biografía artística de Zuloaga quien, además de su presentación en París, Bilbao y Munich, acudió a la V Exposición Internacional de Venecia, donde conquistó la Medalla de Oro por su obra Bailarinas españolas, expuesta junto a otras ocho obras. (El crítico Vittorio Pica escribe sobre el triunfo del pintor Fortuny en 1877 apagado por Zuloaga en quien se reconoce la tradición española de Zurbarán, Velázquez y Goya).

Un año después, en la Exposición de Dusseldorf de 1904, Zuloaga expone veinte obras en sala individual. Sólo tres artistas  gozarían de sala individual: Menzel, Rodin y Zuloaga.

En 1904 pinta algunos de sus cuadros más representativos, Gallito y su familia y Las tres primas.

En 1905 realiza su primera obra de decoración teatral: la dirección escenográfica de la Ópera Carmen.

Ignacio Zuloaga fue amigo de Picasso, y en 1905 quiso incluir unos cuadros del genial artista en la Bienal de Venecia, pero fueron rechazados por considerar al pintor malagueño de izquierdas. Picasso escribió al pintor cartas de agradecimiento.

El 10 de enero de 1906 nace su segundo hijo, Antonio.

El biógrafo Lafuente Ferrari capta la coincidencia de Sorolla y Picasso con Zuloaga en París en el mismo año;  eran tres representantes de capítulos bien dispares de la pintura moderna. Con motivo de la Gran Exposición Internacional de Barcelona de 1929, Zuloaga quiso que los otros expusieran con él.

En otoño de ese mismo año comienza a pintar en la iglesia de San Juan de los Caballeros, recientemente adquirida por su tío Daniel, y que sería su taller y vivienda. En este marco comienza una nueva etapa en su pintura.

En el invierno de 1906 realiza Los vendimiadores, Tipo segoviano, Toreros de pueblo, Celestina y retratos en busto de sus primas Cándida, Teodora y Esperanza.

En la V Exposición Internacional de Barcelona, Zuloaga expone 34 obras en dos salas. Obtiene el premio del Rey por La mujer del abanico y El museo de Barcelona adquiere Las tres primas.

Nuevamente, al llegar el invierno, se dirige a Segovia donde pinta Las brujas de San Millán y Gregorio el botero, obras especialmente representativas.

Pocos meses después, ya en París, pinta un cuadro moderno que contrasta con los anteriores: Luciente Breval, en Carmen.

En el mes de septiembre de 1908 el cuadro de Gregorio el botero es expuesto en Eibar, en la Exposición Regional de Arte, instalada en la escuela de la Armería.
Su Majestad el rey de España Don Alfonso XIII visitará la exposición y la visita se repetirá en 1927,  acompañado en esta ocasión de S.M. la reina Victoria Eugenia.
Años después esta insigne escuela recibiría la visita de los infantes Juan y Gonzalo.
En el año 1973 serían Sus Altezas Reales los Príncipes de España Juan Carlos y Sofía quienes hicieran una visita.

El periodo 1909 a 1914 se abre con la exposición de sus obras en Estados Unidos, organizada por la Hispanic Society of America, en Nueva York.  En marzo de 1909 las obras se exponen en Nueva York y después en a Buffalo y Boston. Para que el triunfo fuese completo sólo faltaba la presencia del pintor junto a sus obras pero Zuloaga estaba en España siguiendo el orden que a partir de 1899 había impuesto a su vida.

El 26 de abril de 1916, el pintor recibe la Medalla de Oro de Zaragoza por contribuir a la memoria de Francisco de Goya y en septiembre se dirige, como todos los años, a Segovia donde pinta un autorretrato, La Breval de gitana, El desnudo Irene, Pepilla, La gitana entre otros lienzos.
El cuadro más importante de esta época será Mujeres de Sepúlveda, donde el paisaje empieza a cobrar más importancia como fondo.

En 1910 realiza una nueva exposición en América, Méjico, Chile y Argentina.

En Abril vuelve a colgar en la exposición de Venecia con tres obras y las Flagelantes.

La critica de Maeztu en el Nuevo Mundo afirma que los Zuloaguistas españoles son muy pocos: se encuentran Unamuno, Rusiñol, Utrillo, Casas, Picasso y Ortega y Gasset.

Este año se dedica por entero a dos grandes composiciones: La victima de la fiesta y La familia de Zuloaga. Comienza ahora una etapa importante en su vida, su acercamiento a España.
Adquiere un terreno en Zumaya donde construirá una vivienda y un museo.
Pinta grandes composiciones como El Cristo de la sangre, El Cardenal y Los Torerillos de Turégano.

En mayo de 1913 Zuloaga es nombrado hijo adoptivo de Fuendetodos. El pintor compra la casa de Goya y la restaura. Es la casa donde naciera Goya y donde el 8 de octubre de 1917 se inauguraría un museo, gracias a la campaña organizada por el propio Zuloaga.
Más tarde, el 19 de octubre de 1920, Ignacio y sus amigos erigieron a Goya un monumento en Fuendetodos  en cuyo pedestal se lee “para que el espíritu del artista inmortal que la gloria extendió por todo el mundo, viva en el pueblo que le vio nacer”.
Su admiración y profundo respeto por Goya es público y notorio, y así quiere trasmitirlo a quien le rodean.
Funda unas escuelas públicas en Fuendetodos, en honor a Goya. Sería un tributo más, en 1917.

En 1918 Ignacio es llamado a Madrid para pintar el retrato del Duque de Alba.
Se caracteriza esta etapa por su dedicación a los retratos:  La Duquesa de Arión, José Ortega y Gasset y Gregorio Marañón (sus dos grandes amigos), El torero Belmonte, etc.; Incluso llega a pintar un Retrato de S.M el Rey Alfonso XIII.

En 1913 ingresa en el Museo de Bilbao una obra de Goya, el retrato de la Reina María Luisa de Parma. En realidad este retrato aparecía en el cuadro de la Reina Amalia de Sajonia, esposa de Fernando VII. En 1928 se elimina la cabeza de Doña María Luisa para sustituirla con la de Doña Amalia. Zuloaga lo ejecuta tan brillantemente como su autor.

Pintó a los grandes intelectuales de su tiempo: Unamuno, Azorín, Valle-Inclán, Marañón, Falla, Ortega y Gasset, Cambó, Pérez de Ayala, etc.

Con motivos de paliar los horrores que la guerra deja tras sí y, en ayuda al país vecino, organiza “El día de los huérfanos de la guerra”en Eibar. La recaudación la entregan personalmente el alcalde de dicha ciudad y el propio Zuloaga al presidente Poincare, quien otorga a nuestro pintor la condecoración de la Legión de Honor.

En 1921 Zuloaga regala a los frailes Franciscanos de Aranzazu un cuadro de la virgen, con  el Calvario como fondo, para la capilla de los pastores de Urbía.

Es nombrado hijo adoptivo de Guetaria por haber pintado a Juan Sebastián Elcano en el IV Centenario de la primera vuelta al mundo.

Durante su viaje a Estados Unidos pinta algunos cuadros en los que intentó fundir el retrato con el paisaje. A su vuelta, en 1925, pinta en Suiza el Retrato del pianista polaco Paderewski, y después, en París, el Retrato de Unamuno.

Recibe el nombramiento de Socio de Honor de la Unión Vasco Española en la Habana el 30 de marzo de 1925.

Conquista la fama en Europa y América.

Aunque el ritmo de producción es menor, sigue pintando constantemente, planteándose nuevos objetivos, investigando en temas y técnicas. Continuamente acuden personas ilustres para ser retratadas por Zuloaga.
Aún con todo, siempre le queda tiempo para seguir pintando paisajes, entre otros, Calle de Gerona, Graus, Segovia y Toledo en llamas.
Dentro de este período aparece una faceta curiosa y tardía en su pintura:  los bodegones.

En el año 1945 pinta su última obra: Casas al sol.

Desde 1930 a 1945 su vida se centra definitivamente en España, repartiendo sus años entre los inviernos en Madrid, los veranos en Zumaya y algunas estancias en el Castillo de Pedraza que había adquirido en 1926.
En este castillo habían estado presos, por orden de Carlos V, en lugar del Rey Francisco I de Francia, como rehenes  sus hijos, el Delfín Francisco y Enrique.
De 1930 data el único paisaje pintado desde el Castillo de Pedraza, con ruinas en el primer término y con la sierra de Guadarrama al fondo.

Es nombrado Socio de Honor del Orfeón Donostiarra en 1943.

El Verano de 1945 permanece en Zumaya y alarga su estancia hasta ya mediados de otoño. El 23 de octubre emprende el viaje a Madrid. En el camino empieza a sentirse mal y hace que le lleven rápidamente a su estudio de las Vistillas.
Fallece en la madrugada del día 31.
La prensa mundial se hace eco de tan gran pérdida, no sólo para España, sino para el mundo entero.
Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Argentina, todas aquellas naciones por donde había pasado y obtenido su bien merecido éxito, le tributan de nuevo su admiración.

Se reproduce su dibujo de Don Quijote en la filatelia argentina acompañado de la efigie de Don Ignacio, como sello de correos de 1946.
En 1970, con motivo de su centenario, se emiten en España otras series de sellos de distintos valores reproduciendo pinturas de nuestro Maestro.
Se graban billetes de 500 pesetas y sellos de avión con su Autorretrato;  billetesde 25 pesetas y de 50 pesetas con el retrato que hiciera a Falla ytambién el billete de 5 pesetas con el retrato que hizo a Juan Sebastián Elcano.

En 1947,  se inaugura un busto del pintor en los jardines de las Vistillas de Madrid.

El día 15 de Junio de 1949,  se instala un busto del pintor, delante del Museo de Bellas Artes de Bilbao

El dia 25 de febrero de 1960 se fecha el décimo de un billete de lotería nacional impreso por la Fábrica Nacional de Monedas y Timbre, con un busto de gitana, obra de Zuloaga.

En noviembre de 1970, en su villa natal de Eibar, se celebra el centenario de su nacimiento con conferencias de Jesús María de Arozamena y de Juan San Martín, miembro de la Academia de la Lengua Vasca, ambos biógrafos de Zuloaga.

En la primavera de 1974 el jefe del Estado Español, Generalísimo Franco, envió al embajador Español en Gran Bretaña, Manuel Fraga Iribarne, una colección de sellos del pintor Zuloaga para exponer junto a sus cuadros.

En agosto de 1975 se abre en el Museo de Arte Moderno de Madrid una sala dedicada a Zuloaga.

En septiembre de 1979  la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País organiza un homenaje  póstumo al pintor, bajo la presidencia de Juan Ignacio de Uría, en Santiago-Echea de Zumaya.

En 1980 se celebra el Homenaje al escultor Julio Beobide, durante los actos culturales de Santiago-Echea.

El 9 de septiembre de 1981 se celebra una exposición en el Museo de Bonnat de Bayona.

En septiembre de 1981, en Santiago-Echea, Chislaine Plessier pronuncia una conferencia sobre la correspondencia entre Rodín y Zuloaga, su tesis en la Universidad de la Sorbona.

En septiembre de 1982, durante las veladas culturales de Zumaya, se presenta del libro El Damasquinado de Eibar a cargo de Juan San Martín y Ramiro Larrañaga.

En octubre de 1980 se celebra una exposición monográfica de Ignacio Zuloaga en La Sala Parès de Barcelona,  la más antigua y prestigiosa galería de la Ciudad Condal.
Visitan la exposición el Presidente de la Generalitat y el Alcalde de Barcelona y asisten  250.000 visitantes.

Los tres nietos de Zuloaga, encabezados por Ramón Suárez Zuloaga, fueron recibidos por S.M. el Rey el dia 28 de abril de 1982, haciéndole entrega de un cuadro de su abuelo Alfonso XIII pintado por Ignacio Zuloaga, y de  un valioso trabajo de damasquinado hecho por el artista damasquinador eibarrés Lucas Alberdi.

El 25 de enero de 1982 se hace llegar a S.M. El Rey, a traves del Excmo. Sr. Marqués de Mondéjar, el libro La vida y el arte de Ignacio Zuloaga, escrito por E. Lafuente Ferrari.

El 9 de marzo de 1982 se presenta El damasquinado de Eibar, a cargo de Juan San Martín, Ramiro Larrañaga y Pedro Celaya.

El 16 de junio de 1987  aparece Daniel Zuloaga 1852 - 1921, obra de María Jesús Quesada.

El alcalde Tierno Galván inaugura las Escuelas Ignacio Zuloaga, en Madrid, el 20 de mayo de 1982.

En mayo de 1982 se celebra una exposición de Ignacio Zuloaga en Granada, en el Auditórium Manuel de Falla, patrocinada por el ayuntamiento de la ciudad. Con motivo del acto se pronunciaron conferencias a cargo del Rvdo. Padre Federico Sopeña, Enrique Lafuente Ferrari y Julián Gallego.

El 27 de junio de 1983 se celebra una velada cultural en el Museo Zuloaga, Recuerdos de amigos: Falla y Zuloaga, con la participación del Rvdo. Padre Sopeña, Isabel Falla y Julio Caro Baroja.

El dia 25 de agosto de 1983, en la sala de Cultura de San Sebastián, el Rvdo. Padre Federico Sopeña pronuncia una conferencia sobre Músicos y poetas amigos de Zuloaga.

El día 26 de junio de 1984 se inaugura en Segovia una exposición antológica de Ignacio Zuloaga. Interviene el Sr. Lafuente, Director del Casón del Buen Retiro.

En septiembre de 1984, en Santiago-Echea, se rinde un homenaje a E. Lafuente Ferrari, biógrafo de Ignacio Zuloaga.

El dia 13 de julio de 1985, se reinaugura la casa natal de Goya, propiedad de Ignacio Zuloaga quien la salvó de la ruina. Es el propio Zuloaga quien había financiado el traslado del cuerpo de Goya desde Burdeos, donde muere el pintor,  a Madrid.

El 4 de noviembre de 1985 se inaugura la exposición Ignacio Zuloaga en San Telmo, San Sebastián.

El 20 de enero de 1986 se inaugura la exposición Ignacio Zuloaga en el palacio de la Lonja de Zaragoza .

El 14 de febrero de 1986 se inaugura la exposición Ignacio Zuloaga en la Lonja de Pamplona.

En septiembre de 1986, se presenta el libro epistolar entre Unamuno y Zuloaga, por Juan Ignacio Tellechea Idígoras, en Santiago-Echea.

El 25 de abril de 1986 se inaugura una exposición homenaje a Castilla, patrocinado por el Banco de Bilbao, de Madrid, en la que figuran varios cuadros de Ignacio Zuloaga.

En mayo de 1987 se realiza un reacondicionamiento de la Residencia de Ancianos de Zumaya con un salón nuevo llamado Ignacio Zuloaga, con la colaboración del ayuntamiento de la villa.

Son muchos los pueblos y ciudades de España que han dedicado a su recuerdo plazas y calles con el nombre del pintor. Madrid, Bilbao, Segovia, Fuendetodos, Cádiz, San Sebastián y Zumaya, entre otros.
En Sepúlveda se dió el nombre de Ignacio Zuloaga al mirador, magnífico balcón principal desde donde se admira el valle;  en Pedraza a la Hostería Nacional y en Segovia se llamó así su cine principal.

El ballet de Juan Antonio Urbeltz actuó en la finca de Ignacio Zuloaga en Zumaya con cuadros pintados por el artista y en otra ocasión con la colección que hizo de El Greco, Goya, Zurbarán, Vicente López, Tejeo, Morales etc…
Dichas salas se han ido renovando y acondicionado a través de los años.

En 1987, se reconstruye la torre del homenaje del Castillo de Pedraza, Segovia, propiedad de Ignacio Zuloaga, y se inaugura un museo con obras del artista.

En los próximos cinco años se celebran exposiciones de Ignacio Zuloaga en Madrid, París, Londres, Nueva York y Tokio, patrocinadas por la familia.

Ignacio Zuloaga rechazó en vida, por propia voluntad, ser enterrado en el Panteón de hombres ilustres de Madrid para hacerlo en su tierra natal de Guipúzcoa.

- Condecoraciones de Ignacio Zuloaga y Zabaleta

1896-  III Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas, de Barcelona

1898-  IV. Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas, de Barcelona.
Su primer gran premio con La Víspera de la Corrida. Medalla de oro.

1899-  Exposición en el Salón de la Societé Nationale con Mi tío y mis primas.

1901- Exposición Internacional en Dresde (Alemania). Medalla de Oro.

1903- V Exposición Internacional de Venecia con su obra
Bailarinas españolas. Medalla de Oro.

1906- V Exposición Internacional de Barcelona. Premio del Rey con
La Mujer del abanico.

1910-  Exposición Internacional de Arte en Buenos Aires.
Medalla Premio Coronel Falcón.

1914-  Exposición organizada por la Hispanic Society of América. Medalla de Plata.

1914- Exposición regional Vasca de Arte Provincial de Bilbao.

1919- Exposición Hispano Francesa de Bellas Artes, en Zaragoza.
Es nombrado y condecorado como Caballero de la legión de Honor Francesa por su organización de “El día de los huérfanos de la Guerra” en Eíbar.

1922- Exposición en la Academia de Ciencias, Literatura y Arte, con motivo de la celebración del nacimiento de Alberto I, en Bélgica.

1929- Exposición en el Museo Roerich ( Nicolás Roerich ), de Nueva York. Medalla de Oro.

1925-  Medalla de Oro en su Exposición en la Habana.

Fuente:  ”Los Zuloaga.  Dinastía de artistas vascos”.  San Sebastián, 1988. Margarita Zabala.

Más información sobre la vida de Ignacio Zuloaga

http://www.modernismo98y14.com/ignacio-zuloaga2.html

Curiosidades acerca de Ignacio Zuloaga

http://www.modernismo98y14.com/curiosidades-ignacio-zuloaga.html

Los amigos de Ignacio Zuloaga

http://www.modernismo98y14.com/relacion-con-otros-ignacio-zuloaga.html

Obras y estilos de Ignacio Zuloaga

http://www.modernismo98y14.com/seleccion-ignacio-zuloaga.html